Mañana y tarde

Libros

Jon Fosse, Buenos Aires, 2023, Nórdica Libros

La obra del último premio Nobel de literatura, el noruego Jon Fosse, dramaturgo, novelista y poeta, era poco conocida en nuestro medio. Circulaba una edición de Colihue que reunía seis de sus piezas teatrales más destacadas, seleccionadas por el crítico y docente Jorge Dubatti, traducidas por Clelia Chamatrópulos, acompañadas por un estudio del profesor Pablo Moro Rodríguez. Un teatro con elementos cotidianos, pocos personajes, reminiscencias del absurdo, afirmaciones que se repiten y salidas sorprendentes.

Fosse es considerado en muchos ámbitos como “el nuevo Ibsen”. Otro reconocido escritor nórdico, Karl Ove Knausgard -comparado por su estilo con Marcel Proust- dijo que en Fosse “lo contemporáneo se suaviza o se evita por completo; y aunque su obra a menudo se acerca a la muerte y explora una especie de ground zero existencial, no es pesimista ni misántropo, y sí está lleno de esperanza; la oscuridad de Fosse es siempre luminosa”. Cabe recordar que decidió optar por el catolicismo.

Nacido en la ciudad de Haugesund, Jon Fosse, de 64 años, está considerado como uno de los autores más importantes de nuestro tiempo. Su obra fue traducida a muchos idiomas y sus piezas teatrales se han representado en varios países. Trilogía es una de sus novelas más destacadas.

En su obra presenta situaciones habituales que sus lectores y la audiencia teatral sintonizan en su propia vida.  De acuerdo con la Academia sueca, se entiende que “su radical reducción del lenguaje y su acción dramática expresan las emociones humanas más poderosas de ansiedad e impotencia en los términos más simples”. Cualquiera sea el género en que se exprese, ciertamente “la condición humana es el tema central de la obra de Fosse.

Mañana y tarde es una breve novela de notable sensibilidad. Está conformada por dos partes. En la primera se narra el nacimiento de un hijo de padres que ya no esperaban un nuevo milagro de la vida. En la segunda parte, particularmente sorprendente, se asiste al final del abuelo del chico que lleva con su nieto el mismo nombre: Johannes.

El tono general es delicado, más atento a reflejar pensamientos e impresiones espirituales, antes que diálogos. La bondad y el respeto por la naturaleza dominan la narración, con marcada percepción religiosa, sin por eso perder cierto escepticismo. Todo acontece en una isla de pescadores.

Aparece el mundo de las supersticiones: las mujeres no deben embarcarse porque eso puede provocar desgracias a los marineros, como también subir a una embarcación un delfín.

Así escribe Fosse: “Existe un Dios, sin duda, piensa Olai. Pero está muy lejos, y muy cerca, aquí mismo está. Y no es ni omnisciente ni omnipotente. Y este Dios no es el único que gobierna el mundo y a las personas, desde luego que también está aquí, pero no cabe duda de que se despistó mientras creaba el mundo, piensa Olai, y dado que piensa así habrá que considerarlo un pagano”.

Y concluye el libro recordando el hijo adulto a su anciano padre: “Eras bueno”, dice. Y enseguida alza la vista: “Ve nubes blancas en el cielo y ve el mar hoy tan calmo y brillante, tan azul”. Y piensa que “ay padre Johannes, ay padre Johannes”.

Por José María Poirier (Argentina)

Mañana y tarde
Comparte en tus redes sociales

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to top