Volver

Luis Suárez – Después de 20 años, Luis Suárez volvió a jugar al fútbol uruguayo que lo vio nacer. La movilización que miles de hinchas organizaron en las redes sociales para que retornara demuestra el impacto simbólico que tiene la figura del futbolista a nivel deportivo y también cultural.

por Ignacio Amaro (Uruguay)

El fútbol de Uruguay quedó sorprendido: uno de sus niños mimados, el delantero Luis Suárez, decidió volver al club que lo vio nacer, aquel donde dio sus primeros pasos: Nacional de Montevideo. Tras un recorrido internacional que incluyó equipos de élite en Europa, el futbolista regresó a su país de origen, y este regreso carga un fuerte significado cultural, social y deportivo.

Para la alegría de los hinchas de Nacional, el “Pistolero” llegó a un preacuerdo con el club por tres meses, previo al Mundial de Catar 2022, la gran cita. La contratación del delantero ha tomado por sorpresa a los fanáticos del fútbol mundial. Es que no se trata solo de un mero regreso, sino que la vuelta de Luis Suárez a Uruguay tiene un trasfondo emotivo.

El inicio de esta historia se remonta al 30 de junio pasado, cuando el Atlético de Madrid decidió no contar más con los servicios de Suárez y lo dejó con el pase en su poder. En busca de ganar rodaje y recuperar su mejor forma para la Copa del Mundo de fin de año, el delantero debía elegir rápidamente su nuevo destino.

En un primer momento la intención del número 9 era quedarse en Europa, ya que creía que era lo mejor para seguir compitiendo a un buen nivel. Y propuestas tenía: el Aston Villa de Inglaterra se contactó con él, en Italia sonaron el Atalanta y la Fiorentina, y en Países Bajos, el Ajax. También se había planteado la opción de que continuara en España, precisamente, en la Real Sociedad.

El interés por el “Pistolero” cruzó el Atlántico  y las ofertas de equipos sudamericanos comenzaron a sonar rápidamente. Emelec, de Ecuador, pretendía al delantero para pelear por la Copa Libertadores. Y los equipos brasileños Botafogo y Corinthians también querían hacerse con los servicios del uruguayo.

A pesar de los intentos, el rumbo giró hacia el sur del continente y River Plate, de Argentina, tomó ventaja en la disputa por sumar al futbolista a sus filas. Tal es así que Luis Suárez llegó a tener un acuerdo de palabra con el club, que finalmente quedaría en el aire, y la institución de Buenos Aires abortó la misión.

Hasta ese momento, Nacional de Montevideo estaba fuera de la ecuación. En términos económicos, el club uruguayo no podía dar pelea a otros equipos del continente y ofrecer una propuesta lo suficientemente seductora. En términos futbolísticos, el nivel de la liga uruguaya tampoco parecía lo suficientemente atractivo.

Pero ahí aparecieron los hinchas. El clamor popular, propio de un pueblo intensamente futbolero, fue el que terminó de inclinar la balanza. Si el dinero y el fútbol no podían repatriar a Luis Suárez, los fanáticos de Nacional lo harían.

El presidente del club, José Fuentes, fue quien decidió comenzar la movilización. Inició una campaña pública para concretar el regreso del jugador a las canchas que lo vieron nacer. ¿Cómo? Con las redes sociales, ese mecanismo tan efectivo en la actualidad para compartir y difundir gestas multitudinarias.

Con el hashtag #SuarezaNacional, los fanáticos del club “Tricolor” se movilizaron de manera virtual a lo ancho del planeta. La propuesta no solo fue furor en Uruguay, sino que se transformó en tendencia a nivel mundial. De acuerdo con el propio club, más de 50 millones de cuentas de Twitter se sumaron a la campaña, a lo largo de 35 países.

Esta muestra de cariño y apoyo por parte del club y los hinchas significó un envión anímico muy importante para el jugador, que eligió el club uruguayo por sobre muchos pretendientes, para preparar lo que queda de cara al Mundial de Catar.

“Ha sido impresionante, muy emocionantes todos los videos y mensajes que nos llegaron. Eso hizo que nos tocara mucho el corazón en esta situación que teníamos que decidir y era imposible rechazar esta oportunidad de volver a jugar a Nacional”, dijo el delantero en su presentación oficial con la camiseta del “Tricolor”.

Sin duda, nos encontramos ante una de las mejores (quizá la mejor) contratación de la historia del fútbol uruguayo. Es Luis Suárez, máximo goleador de la Selección nacional, que con 35 años todavía sigue vigente •

Un repaso por su carrera

Luis Suárez debutó el 3 de mayo de 2005 en Nacional de Montevideo, donde jugó 48 partidos y marcó 15 goles. Con 19 años se iría al Groningen de Holanda, para luego ser fichado por el Ajax de Ámsterdam. Su carácter y capacidad goleadora lo llevaron, luego de apenas dos años, a ser capitán del club a partir de la temporada 2009-2010, siendo el primer futbolista sudamericano en lograrlo.

En 2010 se marchó a Inglaterra, contratado por el Liverpool FC, donde obtuvo la Bota de Oro por su desempeño en la temporada 2013-2014, premio que compartió con Cristiano Ronaldo. Su brillante actuación durante la temporada le valió el pase al FC Barcelona por 81 millones de euros y se convirtió, nuevamente, en el fichaje más caro de la historia de un futbolista uruguayo. Tras una larga trayectoria en el conjunto azulgrana, el “Pistolero” llegó a un acuerdo con el Atlético de Madrid y se mudó de ciudad.

A nivel de selecciones, Suárez fue partícipe de la Copa Mundial de Fútbol de 2010, donde la selección de Uruguay alcanzó las semifinales del torneo, quedándose con el cuarto puesto. En 2011 ganó la XV Copa América para su selección, siendo este su primer título como internacional. Además, fue nombrado el mejor jugador de la competición. En 2013 se convirtió en el máximo goleador histórico de su Selección en partidos oficiales, superando el récord que ostentaba Diego Forlán.

Volver
Comparte en tus redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba