Entre el ocio y la profesión

El uso de los videojuegos – Jugar frente a las pantallas puede resultar tan común como practicar un deporte o desempeñarse en un ámbito laboral. Por eso, también puede traer consecuencias en la salud tanto física como mental, a las cuales es importante atender.

por Matías Varela (Argentina)*

El uso de la tecnología en nuestra vida diaria es determinante. Los medios digitales han promovido e instalado tantas modificaciones en la cotidianeidad que nos cuesta mucho comprender las implicancias que podrían llegar a tener sobre nosotros. Dentro de estas variantes, los juegos digitales cambiaron sus objetivos. No solo se busca que generen entretenimiento, sino que permitan interactuar con otros de manera presencial o remota. Generar nuevos vínculos, forjar una identidad con esta forma de vida, crear nuevos espacios y competencias de alta exigencia. Estos cambios tienen diversas consecuencias en las formas de concebir el mundo, a nosotros mismos y en cómo mejoramos o alteramos nuestros estados emocionales, pensamientos y acciones.

El ocio

El videojuego está asociado predominantemente con el ocio. Es saludable que logremos destinar tiempo a descansar de nuestras ocupaciones habituales, y son varios los beneficios que incluye: desarrollo de habilidades como la atención, la creatividad, memoria, los idiomas y el trabajo en equipo (en el caso de que el juego disponga de esta modalidad). Los videojuegos facilitan el aprendizaje de contenidos educativos y el desarrollo de habilidades cognitivas. Si bien tanto adultos como adolescentes y niños los utilizan, los objetivos que los impulsan pueden ser distintos.

Mientras que para algunos es dispersión, para otros puede ser una manera de relacionarse con las personas, de canalizar las emociones. En el caso de los niños y adolescentes, casi un 60 % usa los videojuegos como forma de ocio, aunque también funcionan como un medio digital para tener amigos y conocer gente nueva online. Por lo tanto, son varias las aristas que hacen más atractiva esta industria y que convergen al momento de elegirla como pasatiempo.

Profesionales del juego

Con el desarrollo y expansión continua de la industria de los videojuegos se generaron múltiples nuevas profesiones, como es el caso de los eSports (deportes electrónicos). Los deportes electrónicos y los juegos son dos términos que usualmente se utilizan como sinónimos. Por un lado, el juego incluye a cualquiera que realice el acto de jugar; es puro disfrute y entretenimiento. A su vez, los eSports implican jugadores profesionales que compiten para ganar torneos. Involucran equipos, tablas de posiciones, calendario de partidos y estructuras competitivas similares al deporte tradicional.

Los eSports demandan exigencia para los atletas que los practican, como ejercitarse en el videojuego con un promedio de entre 8 a 12 horas por día, lo cual exige persistencia, disciplina y constancia. También requiere de un entrenamiento físico para trabajar la espalda y las articulaciones, actividades físicas que trabajen estiramiento, coordinación motora, rendimiento cognitivo y sistema cardiorrespiratorio.

La nutrición también es un factor relevante, ya que mejora la productividad y concentración. Un buen consejo que los nutricionistas suelen dar es apostar por el consumo de fibras, que ayudan al buen funcionamiento del intestino e influyen positivamente en el cerebro.

El factor psicológico también es preponderante. Se debe prestar la debida atención a este tema, ya que el nerviosismo, la ansiedad y el descontrol emocional son factores que no solo pueden hacer que el jugador pierda partidos, becas o patrocinios, sino que también pueden provocar el final de su carrera. Este aspecto se trabaja desde un enfoque individual y grupal. Considerando a la persona, se trabaja para que aquellos pensamientos que surjan producto de los avatares del juego se puedan sobrellevar, a fin de que las emociones subyacentes no intervengan o determinen el resultado del rol de la persona que está compitiendo.

Desde otra perspectiva, se trabaja de manera grupal para que cada uno de los integrantes del equipo de trabajo puedan mantenerse unidos y prevalezcan los objetivos del equipo por sobre los personales; también se trabaja para identificar los roles de cada uno. Estos aspectos de la vida del atleta profesional de los eSports dan cuenta de la alta exigencia que conllevan. Además es una actividad que comienza desde muy temprana edad, a partir de los 8 años.

El trastorno producto del videojuego

En la nueva Clasificación Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud, la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluye, dentro de los trastornos que ocurren debido a comportamientos adictivos, el trastorno por uso de videojuegos. Esta patología se caracteriza por un patrón de comportamiento de juego persistente o recurrente (“juegos digitales” o “videojuegos”), y puede corresponder a juegos en línea (por internet) o fuera de línea. Se puede manifestar mediante: deterioro en el control sobre el juego como el inicio, la frecuencia, la intensidad, la duración, la terminación y el contexto; incremento en la prioridad que se le da al juego, al grado de anteponer a otros intereses y actividades de la vida diaria; continuación o incremento del juego a pesar de que tenga consecuencias negativas.

El patrón de comportamiento del juego puede ser continuo o episódico y recurrente. Si bien varía la forma de expresarse según cada persona, usualmente ese patrón da como resultado una angustia marcada o un deterioro significativo en las áreas de funcionamiento personal, familiar, social, educativo, ocupacional u otras áreas importantes. El comportamiento del juego y otras características deben ser evidentes durante un período de al menos 12 meses para que se asigne un diagnóstico. No obstante, si cumple con todos los requisitos del diagnóstico y los síntomas son graves, el diagnóstico puede darse antes de ese tiempo.

Aun así, el diagnóstico de un trastorno no es lo único relevante. En el medio hay un recorrido principalmente de niños y adolescentes que dedican un tiempo excesivo con respecto a lo que debería suponer el uso de estos juegos digitales. Mientras que en algunos casos puede significar una parte de su tiempo recreativo, para otros es la totalidad de su ocio, e inclusive disminuyen el tiempo dedicado a otras actividades para poder jugar más a los videojuegos. Esto supone varios cambios de hábitos, los cuales pueden deteriorar la calidad de vida.

Comentarios finales

Realizar de manera profesional la práctica de eSports (así como también de los deportes denominados tradicionales) supone una alta exigencia para la cual se debe contar con la preparación adecuada. Entrenar y competir en ese nivel necesita una dedicación acorde. Existe una diferencia significativa entre quienes se dedican de manera profesional y quienes lo hacen como un mero juego.

Cualquier persona puede disfrutar de su tiempo libre, realizando el tipo de recreación que considere pertinente y con la cual se sienta identificado. En este sentido, la satisfacción inherente producto de hacer lo que a uno le gusta es relevante al momento de la elección de qué pasatiempo elegir. No obstante, debemos considerar que el exceso de la utilización de los videojuegos reporta consecuencias negativas que no necesariamente devienen en un trastorno, pero sí requieren de atención médica: dolores corporales (producto del sedentarismo, mala postura, mala alimentación), factores psicológicos (debido al aislamiento), empobrecimiento de las relaciones sociales, deterioro en el límite del tiempo de juego, dificultades en el control de las emociones e impulsos.

Además, es importante entender que nosotros ya tenemos conductas aprendidas; que concebimos el mundo a partir de nuestras experiencias, nuestro entorno y de lo que nos inculcan; y que aquello que aprendemos crea una forma determinada de evaluar y apreciar, generando nuestra perspectiva para comprender la realidad. Por eso, también es relevante el tipo de videojuego que se elige, a fin de determinar si es adecuado para la edad de quien lo juega.

No hay un límite fácil de discernir entre aquello que nos genera consecuencias positivas y/o negativas producto de los videojuegos. Es una industria que parece seguir creciendo, generando diversidad de profesiones y nuevas funciones que nos permiten interactuar de maneras innovadoras, lo que trae consecuencias positivas y negativas. El principal desafío refiere a ser responsables y cuidadosos con la propia salud, ya que manteniendo hábitos saludables vamos a poder disfrutar de los videojuegos, como así también comprender que se puede jugar con ellos y que también hay otras opciones sobre las cuales se puede elegir y disfrutar.

*El autor es licenciado en Psicología

Entre el ocio y la profesión
Comparte en tus redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba