Atractivos de un carisma

Por Sonia Vargas Andrade (Bolivia)

Estamos transcurriendo el 60º aniversario de la Ciudad Nueva, que tuvo su primera aparición en Argentina en 1963. Por eso hoy les presentamos un escrito de Chiara de los años 70. Se trata de un resumen que ella realiza al final de un encuentro con la editorial italiana Cittá Nuova. Lubich intenta dar una fórmula para la revista que publica la editorial, proponiendo la figura de María Humanidad Realizada como la fórmula para editar la revista. Estaban ante los inicios de la conformación de la primera editorial del Movimiento de los Focolares y Chiara tenía muy viva la comprensión novedosa que tuvo de María como una laica totalmente realizada, que dona al mundo con su propia vida a Jesús que es la buena nueva, la buena noticia, y ésa es la fórmula que presenta:

La revista, para encontrar su fórmula, debe pensar, no en la Obra de María o en el Movimiento de los Focolares, sino en el mundo y en la humanidad, como María pensó y amó a Cristo y a la Iglesia naciente. Naturalmente María amó al mundo y a la humanidad con sus innumerables carismas, con su corazón, con sus manos, con su mente, con todo su ser. Con la revista debemos amar a este mundo y a la Iglesia con todo lo que somos y tenemos: con el carisma que le dio origen […]

Debemos difundir este carisma a todos porque este es el destino de todo carisma que Dios envía a una criatura y que está siempre destinado a la humanidad. Tenemos que amar al mundo con todo nuestro corazón consumado en uno, con nuestra mente, con todas las posibilidades humanas puestas en común, con todo lo que esta Obra tiene en sí. Este amor enseñará a la Iglesia y al mundo lo que debe enseñar. Ahora bien, muchas veces la mejor enseñanza proviene de la vida y del ejemplo, porque también nosotros, como Jesús, debemos ser la doctrina que enseñamos y por eso es concebible que los artículos del nuevo [número] traigan personajes, hechos, investigaciones del Movimiento, calados en su parte más espiritual y más humana […] Además, si la revista es una expresión de María, de la Obra de María, todos, y quisiera subrayarlo, todos sus artículos, serán hechos por Ella en nosotros y tendrán su espíritu, que es el Espíritu Santo, el espíritu de Cristo entre nosotros, Cristo que es hombre y Dios. Por lo tanto, respuestas dadas por María, enseñanzas dictadas por María para cristianizarnos y cristianizar al hombre, -como a través de las columnas de Palabra de Vida, etc.-, esbozos nuevos de la sociedad, interpretaciones de los acontecimientos mundiales iluminados por Cristo entre nosotros. Espiritualidad, teología, sociología en las que brilla toda la fuerza revolucionaria de María que dijo: “Depuso del trono a los poderosos y levantó a los humildes, él despidió a los ricos con las manos vacías y llenó de bienes a los hambrientos”, etc. […] En la práctica, la revista debe ser su título, y su título es sinónimo de María, -”Ciudad Nueva” de Obra de María-, “Ciudad Nueva” de Iglesia, abiertos al diálogo con el mundo, abrazando a toda la humanidad en su caridad. La revista debe ser una expresión de esta nueva ciudad en el mundo que ilumina a todos1.

1. Chiara Lubich e Pasquale Foresi, al raduno per “Città Nuova” giornale, Rocca di Papa, 1970.

María, expresión de Ciudad Nueva
Comparte en tus redes sociales

3 comentarios en «María, expresión de Ciudad Nueva»

  1. Quiero decirles,que hacen 53años que recibo,Ciudad Nueva,siempre he tratado de vivirla,pero de difundirla,entregando una revista mensual a alguien,todavía me quedan algunas,pero es tanto el amor a la revista,que no puedo soltarlas,estoy fundido a la revista,dije en algún momento,que la dejarán sobre mi cajón cuando estuviera muerto,pero ahora como es digital,trataré de dejar todo el amor que me brindó,Gracias Chiara

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba