Panal: tejiendo sostenibilidad y cultura textil

Emprendimiento – La producción local, la economía circular y la conexión con las raíces culturales son los pilares de Panal, un emprendimiento que busca iluminar un camino hacia una moda más consciente y sostenible.

Por Ignacio Amaro (Uruguay)

En el universo dinámico de la moda contemporánea, la moda sustentable emerge como una fuerza transformadora, rediseñando las prácticas convencionales de la industria. Este cambio fundamental plantea una reflexión esencial: ¿cómo podemos mantener la estética a través de la vestimenta con la imperante necesidad de preservar nuestro entorno? La moda sustentable, en esencia, representa un compromiso arraigado con la responsabilidad social y ambiental, desafiando la noción de que la elegancia y la ética son excluyentes.

En este contexto, nos adentramos en la esencia de la moda sustentable y exploramos la historia de Panal. Esta marca se distingue por incorporar estos principios fundamentales en su identidad creativa y empresarial, ofreciendo no solo productos de estilo, sino también una declaración de respeto hacia nuestro planeta. Gisela Bertora es Diseñadora Textil egresada de la Universidad de Buenos Aires y fundadora de este emprendimiento. En entrevista con Ciudad Nueva, cuenta cómo es el ecosistema y las raíces que dan fruto a esta marca de moda sustentable.

El nacimiento de Panal

Panal es mucho más que una marca de moda. Es una plataforma que se apoya en la responsabilidad social, ambiental y la promoción cultural. Gisela Bertora, inspirada por una experiencia en la Sierra Nevada de Santa Marta (Colombia) en 2013, fundó Panal en 2015. La plataforma opera principalmente en México, Chile y Argentina, ofreciendo capacitaciones, gestión y acompañamiento de proyectos.

Panal abraza el diseño conceptual como herramienta para difundir mensajes, utiliza la economía circular y recursos renovables como materias primas sustentables y fomenta el trabajo cooperativo y artesanal enmarcado en una economía social equitativa y de comercio justo. La plataforma busca visibilizar y valorizar el trabajo textil a través de diversas iniciativas como talleres, conferencias y exposiciones.

Cómo confeccionar prendas de manera sostenible

Gisela destaca que no hay una única forma de abordar la sostenibilidad y que estamos inmersos en nuevos paradigmas que buscan la construcción colectiva y amorosa hacia la sostenibilidad. Desde Panal, el proceso productivo se basa en la demanda de clientes y la propuesta de productos de larga vida útil.

El proceso creativo comienza con la evaluación de funciones y necesidades, seguido de la búsqueda de residuos y recursos transformables en materias primas. Se prioriza la utilización de materiales biodegradables y la menor huella ecológica posible. Gisela colabora con talleres de economía social, brindando capacitación cuando sea necesario, y considerando la trazabilidad completa del producto, desde la obtención de la materia prima hasta su reutilización o reciclaje.

“Considero que no hay una única forma de hacer (y ver) las cosas y que incluso estamos dentro de nuevos paradigmas que buscan la construcción colectiva y amorosa en torno a la sostenibilidad”, dice Gisela. La estética y morfología del producto se desarrollan respondiendo a las necesidades del cliente y reforzando los valores y propósitos que buscan concientizar.

En todo el proceso se presta especial atención a la vida útil del producto y a su destino final, fomentando un diseño circular que evita que el producto se convierta en basura. Gisela Bertora destaca la importancia de involucrarse en la trazabilidad completa del producto, desde su obtención hasta su reinserción, promoviendo así una mentalidad de diseño consciente y sostenible.

Proyectos actuales y futuros

Actualmente, Panal se embarca en varios proyectos que reflejan su compromiso con la sostenibilidad y la responsabilidad social. Uno de ellos es Uamá. Esta iniciativa de economía circular y social fabrica colchonetas para perros, reinsertando más de 32 toneladas de residuo textil y generando más de 9000 horas de economía social. Surgió en 2020 a través de la colaboración de Marketvet, Eco Urbano y Panal.

También está Danán Vedetá, un proyecto de cultura ambiental, ciencia y arte busca promover la conexión con el entorno y los árboles nativos de las cuencas de los ríos Paraná y Uruguay.

Red Textiles Cuidadores es otro de ellos. Esta red, conformada por 41 grupos de Cuidadores de la Casa Común en Argentina, fortalece procesos productivos y comerciales para lograr la sostenibilidad. Desarrollan productos de triple impacto y generan oportunidades de trabajo digno.

Con Armándose de a poco-Amarí, Gisela lleva adelante un proyecto personal que se centra en la revitalización textil a través del tratamiento natural, conectando con la naturaleza y dando nueva vida a prendas en desuso.

Moda y empresas sostenibles

Gisela es crítica acerca del materialismo predominante y los impactos negativos de la industria textil en el medio ambiente y las condiciones laborales. “Creo que la producción local, enmarcada en una economía popular, social y solidaria, dentro del comercio justo, en conexión con el entorno y con las necesidades claras a cubrir, es la fortaleza que tenemos que explotar en cada territorio”.

El impacto de Panal en el mundo de la moda

La diseñadora enfatiza que el impacto de Panal se da al crear espacios de construcción y cuestionamiento colectivo, de forma interdisciplinar y desde distintos saberes. En un mundo donde la moda a menudo es sinónimo de consumismo desenfrenado, empresas como Panal nos desafían a repensar, a cuestionar y, sobre todo, a actuar. La producción local, la economía circular y la conexión con nuestras raíces culturales son las fortalezas que la marca abraza, iluminando un camino hacia una moda más consciente y sostenible •

Panal: tejiendo sostenibilidad y cultura textil
Comparte en tus redes sociales

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to top