Un partido que todavía se puede ganar

El ser humano y el celular – Lejos de enfrentar a la persona con la tecnología, la idea es comprender quién tiene el poder de guiar nuestros pasos: las pantallas o nuestros propios valores. La palabra del profesor Juan Pablo Cannata a un grupo de adolescentes puede ayudarnos en el uso que damos a la tecnología.

por Santiago Durante (Argentina)

«Una vez le preguntaron a uno de los altos directivos de Netflix quién era la principal competencia de la empresa. Y él sorprendió con su respuesta: ‘El sueño de la gente’”. La anécdota fue traída a colación por Juan Pablo Cannata, profesor de Sociología de la Comunicación en la Universidad Austral, durante una charla que mantuvo con integrantes de la redacción Teens. La inquietud de los propios adolescentes ante una realidad de consumo constante de pantallas en general, y redes sociales en particular, es aplicable también a los adultos, que experimentamos cada vez más una fuerte dependencia de los dispositivos móviles, ya sea por necesidad o por ocio. “Hay gente que dice que cuando no tiene encima el teléfono móvil siente que le falta una mano, un brazo, una parte del cuerpo. Esa sensación psicológica muestra el nivel de vínculo que tenemos con estos medios y el nivel de necesidad que se va generando”, describe el propio Cannata.

Esa nueva “anatomía” del ser humano está relacionada con las conclusiones a las que ha llegado la ONU, que afirma que “es la primera vez en la historia que una innovación avanza tan rápidamente como lo han hecho las tecnologías digitales: en apenas veinte años han llegado a cerca del 50 % de la población del mundo en desarrollo, y han transformado las sociedades”. Claramente, aquí nos estamos refiriendo solo a esa parte de la humanidad que tiene acceso a estos medios, donde la tecnología puede tener un efecto igualador, aunque no perdemos de vista los millones de personas en el globo que no tienen alcance a estas nuevas herramientas y quedan rezagadas en cuanto a la conectividad.

Recalculando

Retomando el camino por el que transcurrió aquel diálogo entre los adolescentes y Cannata, vale decir que no se trata de demonizar estos dispositivos que nos han modificado nuestra cotidianidad, sino, más bien, hacer foco en su uso –y abuso– que puede llenarnos de beneficios o bien puede perjudicarnos a nivel individual y relacional. 

De hecho, las redes sociales, multiplicadas en sus formas, cada una con características diferentes pero todas con la intención de unir a las personas, no importa dónde se encuentren, pueden conectarnos o bien enredarnos, al punto de no saber cómo escapar. “Las redes sociales, desde el punto de vista psicológico, son como la Coca-Cola, los videojuegos o la pizza. Cuanto más bebés, jugás o comés, más querés. Es una dinámica de refuerzo que va generando un efecto de tolerancia en donde siempre querés más”, explica el profesor de la Universidad Austral, y agrega: “en algún momento te hartás un poco con estos alimentos. En cambio, las redes sociales tienen una novedad permanente. Y generan este espíritu de ansiedad, de curiosidad de ver qué pasa con la nueva actualización. Y eso formatea el cerebro, que va consumiendo esa nueva información por el efecto de la curiosidad, y para estar tranquilo, cada vez necesita consumir antes esa información. Entra en una dinámica que se vuelve adictiva”.

De una u otra manera, la mayoría de la gente ha sido víctima de esos “gusanos del tiempo”. ¿Quién no ha entrado a una red social para ver simplemente un video y de pronto se dio cuenta de que había estado 45 minutos envuelto en uno y otro, y otro contenido, perdiendo por completo el control de la situación?

¿Qué hacer frente a esto?

Con un público adolescente delante, Cannata recurrió a un nuevo ejemplo para graficar acciones recomendables: “hay que pensar en una dieta saludable de consumo de redes sociales; en vez de dejarte llevar por la dinámica que te lleva a cualquier lado, pensar qué es bueno para vos (para tus valores, proyecto de vida), pensar cuál sería un consumo en redes que funciona a favor de eso, y plantearte un objetivo. Ejemplo: en mi proyecto de vida hoy cabe una hora de Instagram”. ¿Pero cómo se hace, Juan Pablo? “De la misma manera que si estuviéramos excedidos de peso y quisiéramos tener una dieta de alimentos saludables. Hay una combinación entre ejercicio, actividad y lo que estás ingiriendo. En el caso de las redes, hay que cortar algunos puentes, generar algunas distancias (es muy difícil hacer dieta si estás todo el día con dos kilos de helado en la heladera, siempre al alcance). Hay gente que hace estas “detox” y desconecta el celular durante un fin de semana. Y si existe la posibilidad de hacerlo yendo a otro lugar, mejor”.

Está demostrado que los cambios de hábitos se logran con las acciones repetidas durante un buen período de tiempo. Algunos especialistas hablan de 21 días, otros, algunos más. Lo cierto es que en cada uno está la posibilidad de comenzar en cualquier momento, apoyarse en la voluntad e, incluso, compartir el deseo de cambio con otros que nos puedan ayudar a sostener las repeticiones de esas nuevas acciones.

Entre esas posibilidades, Cannata sugiere que “hay que invertir la carga de la prueba: no vivir conectado y pendiente del teléfono, sino vivir haciendo lo que uno tiene que hacer, y conectarse cuando sea necesario. Y, desde el punto de vista del entretenimiento, conectarse cuando uno lo tenga pensado. De la misma manera que uno, habitualmente, en horario de trabajo o de estudio no hace una maratón de Netflix (o de cualquier otra plataforma de streaming), lo mismo ocurre con el celular”.

Somos conscientes de que en muchas ocasiones la cultura contemporánea conspira contra la necesidad de dormir del ser humano, por lo que desde la psicología recomiendan precisamente cuidar la noche y las horas de sueño. 

Y la frase final de Cannata a los Teens –que los adultos también podemos asimilar– justamente se refiere al poder que nace de la autenticidad y originalidad de cada uno: “el equilibrio lo sacamos de nuestros valores personales, con los que queremos vivir. Queremos vivir de una manera y tenemos que hacer que la tecnología nos ayude a vivir así”.

La pelota (o el celular) la tenemos nosotros. Es una herramienta grande y valiosa. Hagamos que juegue para nuestro lado. Todavía podemos ganar este partido.

_______________________________________

1. Grupo de adolescentes que durante dos años y con el acompañamiento de Ciudad Nueva se formó en una comunicación con valores. Teens es una revista hecha por y para adolescentes, de la que participa un grupo de chicos y chicas del Cono Sur.

Un partido que todavía se puede ganar
Comparte en tus redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba